Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

‘Basque Center On Cognition, Brain and Language’

Las emociones varían según el idioma que use el bilingüe

En las lenguas foráneas hay más distancia emocional al no adquirirse “viviendo”

Lunes, 23 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:13h

votos | ¡comenta!
Jon Andoni Duñabeitia.Foto: BCBL

Jon Andoni Duñabeitia.Foto: BCBL

Galería Noticia

donostia - Existe una estrecha relación entre la lengua y el contexto de su aprendizaje que hace que las mismas emociones varíen en función del idioma en el que habla un bilingüe, según sostiene el investigador del ‘Basque Center On Cognition, Brain and Language’ (BCBL) Jon Andoni Duñabeitia.

Pese a que hasta ahora “no se ha tenido en cuenta”, el poder “sentir emoción” en otro idioma parece ser “un factor determinante” a la hora de marcar el nivel de bilingüismo, ya que “depende del conocimiento y contacto” de la persona con la lengua en cuestión, y, así, las emociones “cambian radicalmente” en función de si la comunicación se produce en un idioma materno o en otro extranjero.

Mientras que las lenguas nativas se adquieren en los primeros años en contextos familiares “cargados de emociones”, las foráneas se aprenden generalmente en entornos académicos o profesionales, por lo que se produce con ellas un “distanciamiento emocional” que hace que uno “sienta” diferente, por ejemplo, “un insulto o un chiste”, ya que “no es lo mismo aprender de memoria, que aprender viviendo, pues una vez que se vive también se siente”, explica.

Como nativo castellano, “un chiste me hará menos gracia y un insulto me dolerá menos en inglés. Por mucho que lo entienda perfectamente, mi cuerpo y cerebro reaccionan diferente”, ejemplifica Duñabeitia.

El bilingüismo, que fue considerado históricamente “nada menos que un tipo de esquizofrenia” al pensarse que un individuo poseía así dos almas, aún hoy encuentra “armas arrojadizas a favor y en contra”, cuando desde la ciencia, en cambio, la realidad es “mucho más neutra”, afirma el experto en neurociencia cognitiva del lenguaje.

Pese a que los bilingües tienen “la flexibilidad cognitiva un poco más desarrollada”, lo que les permitiría “gestionar las lenguas mejor” al estar habituados a ello, “pasan por los mismos hitos de desarrollo cognitivo” que los monolingües, y no se ha demostrado que posean “ventajas” en otros dominios cognitivos más allá de la lengua, al menos de manera generalizada.

Las virtudes cognitivas que se enuncian con respecto a las personas bilingües son múltiples, pues “es más fácil y atractivo contar al mundo una diferencia que algo que no difiere”, si bien la adquisición de una nueva lengua “no altera de una manera drástica y global la estructura del sistema cerebral”, y el control ejecutivo “es idéntico en monolingües y bilingües, ya sean niños, jóvenes, adultos o ancianos”, subraya Duñabeitia.

Aunque “a nivel descriptivo” se haya podido encontrar “alguna pequeña diferencia anatómica” entre ambos, especialmente cuando los estudios se circunscriben “a grupos grandes y con edades concretas”, dichas desemejanzas no vienen acompañadas de “ninguna ventaja en la conducta de las personas”, y a nivel de atención, bilingües y monolingües “se comportan exactamente igual”, insiste.

De esta manera, las conclusiones “no son generales ni replicables”, y podrían deberse a “otras variables”, como el “estatus socioeconómico”, que, “aunque poco tenido en cuenta en la literatura científica sobre bilingüismo, moldea nuestra capacidad cognitiva”, apunta el investigador.

“No hay ni que forzar el bilingüismo ni quitarle mérito”, sentencia Duñabeitia, quien enmarca el ser bilingüe en la capacidad de comunicarse “razonablemente” en otra lengua, para indicar después que aún a los 70 años es posible serlo, como demuestran recientes estudios de su equipo en los que las personas mayores aprenden nuevas lenguas.

Y es que la principal ventaja principal del bilingüe no es a nivel cerebral, sino “a nivel sociolingüístico”. No obstante, en este sentido recuerda que “las escuelas y centros educativos, en muchos casos, son empresas”, e insta a “no olvidar el fin comunicativo y la utilidad de la lengua”, al tiempo que no deja de cuestionarse si “aprender más lenguas nos hace mejores”. - Efe

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.com