Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Magisterio continuado

El Alavés exhibe de nuevo en San Mamés su versión de sólido visitante, apenas concede ocasiones al Athletic y solo la falta de gol le impide imponerse

Borja Mallo - Lunes, 9 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:13h

votos | ¡comenta!
El capitán Manu García, muy enchufado ayer en todo el partido, increpa a Aduriz por un piscinazo.

El capitán Manu García, muy enchufado ayer en todo el partido, increpa a Aduriz por un piscinazo.

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Bilbao - Por si quedaba alguna duda todavía, el Deportivo Alavés reafirmó ayer que es uno de los más peligrosos visitantes de Primera División ofreciendo una nueva lección de su continuado magisterio de cómo llevarse puntos de los campos de los más grandes clubes de la competición. Al amplio repertorio de desplazamientos con bagaje de puntos positivo se unió ayer uno más al rascar un empate en San Mamés que, incluso, supo a poco. Y es que El Glorioso maniató casi por completo a un Athletic que solo pudo inquietar a balón parado, mientras que las ocasiones más peligrosas cayeron del lado vitoriano. Bien se pudo haber cerrado una matinal perfecta con una nueva victoria, pero seguir sumando -22 puntos ya- siempre es positivo.

La sorpresa en el once inicial fue la ausencia de un Pacheco aquejado de unas molestias durante toda la semana que condujeron a la precaución. Sin el portero titular y con Ortolá estrenándose en Primera División por las circunstancias, el resto del equipo titular fue el esperado con la composición de cuatro defensas. Con muchos elementos de largo recorrido en el perfil físico, la idea pasaba por ahogar la elaboración de juego del rival y buscar la velocidad en las contras, tendencia habitual en los desplazamientos.

Los albiazules se dedicaron en los primeros minutos casi exclusivamente a la contención, cerrando bien los espacios y tratando de que el Athletic no le hiciese peligro a través del juego creativo. Cuestión complicada cuando se cometen errores graves en el pase, que propiciaron las vuelta de unos rojiblancos que no necesitan demasiado para crear el uy. Descargas de balón a las bandas y centros desde allí buscando las cabezas de los rematadores. Y ahí empezó a sufrir el Alavés.

Tras dos sustos tras sendos testarazos de Raúl García y Laporte, el cuadro albiazul consiguió quitarse de encima esa constante sensación de agobio y se estiró unos cuantos metros en sus salidas. Se alejó el peligro en una fase en la que el duelo se convirtió en una guerra de guerrillas entre jugadores, siempre con los Raúl García, Aduriz, Laguardia y Feddal como protagonistas y con el colegiado Del Cerro Grande tratando de que no se le fuese el partido de las manos entre parones, cambios de impresiones verbales, agarrones y protestas.

un equipo crecido En esas estaba el encuentro cuando se lesionó Kepa, que tuvo que dejar su sitio en la portería a Iraizoz. El susto que se llevó el meta navarro fue morrocotudo, ya que en sus primeros segundos Camarasa llegó solo al borde del área y se sacó un disparo que se estrelló en el palo con Iraizoz ya vencido. Se creció en ese tramo final un Glorioso que fue el que acabó el primer acto atacando, con Llorente probando desde lejos a Iraizoz y dejando la sensación de un Alavés en crecimiento.

La tendencia se reafirmó en un arranque del segundo acto en el que los albiazules se fueron definitivamente a atacar a su rival, ahora ya con posesión de balón. Deyverson a punto estuvo de robarle el esférico a Iraizoz en el área pequeña y Laporte evitó un remate de Camarasa en esa zona. San Mamés enmudecía y reaccionaba solo para intentar revivir a su equipo en el sufrimiento.

Veía mal Valverde la cosa. Tanto que no dudó a la hora de agotar los cambios con apenas 57 minutos transcurridos. Buscaba recuperar el centro del campo con San José y, sobre todo, encontrar un revulsivo en la punta con la aparición de Williams. Ni así. Ni tampoco con las dos tarjetas consecutivas a Laguardia y Feddal, que les ponían en serio riesgo en un duelo caliente. Eran los de Pellegrino lo que ponían el peligro, con un taconazo de Ibai y un remate de Deyverson contra Iraizoz cuando, ciego el brasileño al no ver a Ibai solo con ventaja.

El problema es que en el fútbol son las áreas las que deciden y a punto estuvo Aduriz de echar por tierra todo ese trabajo en una acción aislada. El delantero ganó la espalda a Feddal, pero el marroquí fue capaz de reaccionar a tiempo para, a trancas y barrancas y en medio de protestas de penalti -una más entre miles, dicho sea de paso-, sacarle el balón en el último instante.

Le quedaba al Athletic la última bala con su tradicional arreón final, transformado en una catarata de saques de esquina perfectamente cerrados por la zaga albiazul. Y ahí le faltó al Glorioso una pizca de acierto para armar los contragolpes cuando ya había conseguido ventaja para poder haber culminado una matinal del todo perfecta.

las claves

Algo más que defender. El Alavés firmó una nueva actuación de enorme solvencia como visitante y dejó un partido redondo casi desde el principio hasta el final. Los albiazules, tras sufrir en el arranque, se fueron creciendo y acabaron disfrutando de las mejores ocasiones, aunque se falló en el área.


Una nueva muesca. El cuadro vitoriano dio continuidad en San Mamés a la sensacional trayectoria como visitante que está ofreciendo a lo largo de todo el curso. Un punto en un campo muy complicado que viene a unirse a los sumados anteriormente en otros escenarios difíciles y que sirven para que el descenso quede a diez puntos.

Pellegrino

Otro rival desconectado. El Alavés volvió a ofrecer su versión de peligrosísimo visitante y dio continuidad a su buena racha de resultados con un partido tremendamente serio en San Mamés. Tuvo al Athletic bajo control en casi todo momento y disfrutó de las mejores ocasiones de gol, aunque falló en la definición. Esos errores en el remate impidieron que la matinal fuese perfecta con otro triunfo.

la figura

Cada día deja más claro que su capacidad le hace un central de categoría en Primera. Mantuvo una enorme pelea con el incansable Aduriz de la que salió victorioso casi siempre.

debe mejorar

Con un trabajo y sacrificio espectaculares, su constante tendencia a quedarse en situación de fuera de juego y su error en un remate en el que no vio a Ibai solo fueron fallos graves.

Amonestó a Rico (minuto 45), Aduriz (minuto 45+), Laguardia (minuto 62), Feddal (minuto 63), Deyverson (minuto 89) y Torres (minuto 93).

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.com