Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
un futuro lleno de incertidumbre

Graves desequilibrios financieros comprometen la liquidez del Baskonia

A fecha de junio de 2014, las cuentas del club reflejaban un fondo de maniobra negativo de 8,8 millones

El BAKH continúa siendo un peligrosísimo lastre

Andrés Goñi - Domingo, 2 de Agosto de 2015 - Actualizado a las 06:19h

votos |¡comenta!
Las cuentas correspondientes al ejercicio 2013-14 ponen de manifiesto la delicada situación financiera de la entidad.

Las cuentas correspondientes al ejercicio 2013-14 ponen de manifiesto la delicada situación financiera de la entidad. (Foto: DNA)

Galería Noticia

  • Las cuentas correspondientes al ejercicio 2013-14 ponen de manifiesto la delicada situación financiera de la entidad.

vitoria- En condiciones de mercado podría decirse a tenor de su cuenta de resultados que Saski Baskonia sería una empresa prácticamente muerta, en casi quiebra técnica, vistos los desasjustes financieros que presenta y la incapacidad para hacer frente con garantías a los compromisos que tiene en el corto plazo. Sin embargo, como quiera que la entidad es algo más que una empresa en el Territorio -el transfondo social que arrastra, al igual que en el caso del Deportivo Alavés, es evidente-, es certera la sospecha de que su caída no será tal y que de un modo u otro la provincia saldrá a su rescate, como ya ocurriera no hace tanto después del sonrojante saqueo que el ucraniano Piterman llevó a cabo en el Glorioso con una, también, connivencia política que permitió semejantes desmanes.

El resultado de la delicada fotografía financiera del Baskonia queda patente en las cuentas presentadas en el Registro Mercantil de Vitoria, a las que ha tenido acceso este diario. En ellas, tanto el propio club como el auditor de las mismas -Enrique Ribas, del Gabinete Técnico de Auditoría y Consultoría- reconocen abiertamente la preocupante situación que atraviesa la entidad, lastrada sobremanera a junio de 2014 por los importes de pago a la Diputación Foral de Álava (5,2 millones de euros), a los jugadores (2,6 millones) y a varias entidades bancarias (3 millones de euros), y peligrosamente unida al pésimo balance que atraviesa la ciudad deportiva del Bakh, sin duda la espada de Damocles que está penalizando el normal funcionamiento de la entidad. Agentes especializados en esta cuestión habrían advertido en esta línea de la gravedad de semejante rémora hasta el punto de cuestionar el futuro del club que preside Josean Querejeta si no se asumen medidas urgentes en el asunto de la ciudad deportiva. “Si no termina de funcionar, cosa que no parece clara, o no es capaz de venderlo, en un futuro no muy lejano podría terminar por hundir al club”, ilustra una de las fuentes consultadas.

Según las cuentas oficiales, Saski Baskonia llevaría invertidos en la flamante ciudad deportiva hasta la fecha de autos (junio 2014) casi 17 millones de euros -8,5 millones como capital social, aunque el valor real a día del cierre del balance habría caído hasta los 5,3 millones, y 8,1 en forma de préstamos participativos, entre los que se incluirían los 1,2 millones que la banca habría obligado a desembolsar a Saski Baskonia, único accionista del Bakh, en los últimos dos ejercicios para permitir la renegociación de la deuda de dichas instalaciones.



Como quiera que el negocio de la ciudad deportiva continúa siendo negativo -suma ya dos ejercicios consecutivos en caídas de facturación (un 7,9% menos en 2013 y un 4,3% menos el año pasado)- la opción de deshacerse de él se antoja casi inevitable si Baskonia no desea verse lastrado por un activo hace ya un tiempo tóxico que no es capaz de generar recursos por sí mismo. Así y todo, la entidad baskonista valora en este punto como “positivo” el descenso de la cuantía de la facturación, si bien no adelanta cuáles podrían ser las previsiones de cara al siguiente ejercicio. La radiografía financiera de la compañía, por tanto, exige movimientos certeros en el corto plazo para asegurar su supervivencia. Y al margen del delicado asunto del Bakh, dos serían las claves a tener en cuenta según el propio Informe de Gestióndel club: la necesidad de aumentar la facturación y la necesidad de equilibrar su balance, destapándose en este punto como absolutamente necesario la renegociación de la deuda contraída tanto con la Diputación como con los jugadores y, en menor medida, las entidades bancarias con las que el club trabaja de forma más o menos habitual.

Por si hubiera alguna duda de la gravedad financiera que atraviesa la entidad -insistir en en este punto que el análisis corresponde al ejercicio 2013/14-, otro dato resulta demoledor: el Fondo de Maniobra. Un balance fundamental para comprobar la salud de cualquier empresa que exige un comportamiento mínimamente positivo para garantizar la estabilidad de la misma. Pues bien, no ocurre así ni mucho menos en el Baskonia, donde la diferencia entre lo que debía pagar a corto plazo y lo que tenía que cobrar en el mismo periodo era de menos 8,8 millones de euros, casi tres millones peor que el balance registrado solo un ejercicio antes. La situación podría haber sido aún peor de no haber prosperado el ejercicio de arquitectura financiera que el club llevó a cabo, y que llamó la atención del auditor de las cuentas, que hizo una “salvedad” al respecto. En concreto, se refirió el profesional, Baskonia habría computado como ingresos de la temporada 2013/14 un total de 2,2 millones de euros bajo el epígrafe Deterioro y resultado por enajenaciones del inmovilizado (venta de jugadores) cuando en realidad dichas operaciones -fundamentalmente la salida de Tibor Pleiss al F.C Barcelona- se habían formalizado con posterioridad al cierre del ejercicio y con efectos a partir de la 14/15. Por tanto, advierte el auditor en el tercero de los ocho puntos que estructuran su informe, sin este maquillaje financiero el desequilibrio del club a junio del año pasado ascendería a un negativo de 11 millones de euros. Y por tanto, continúa tras hacerse eco de la propia opinión del Baskonia, la capacidad de supervivencia de la entidad va a depender de un ajuste “severo” a su nueva realidad. Los economistas consultados por DNA advierten en este punto del “excesivo nivel de gasto” en el que lleva instalado el club desde hace ya varios años, “gastando más de lo que pueden”, por lo que la solución parece clara. También se antoja básica una reestructuración de la deuda para evitar problemas de liquidez, la anteriormente citada renegociación con sus acreedores, un posible nuevo aumento de capital social -el anterior, cerrado en noviembre de 2014, finalizó de manera “óptima” según el club con 448 accionistas que aportaron 878.100 euros a la entidad, superando en un 46.3% el objetivo inicial marcado en 600.000 euros-, y una búsqueda de nuevos recursos financieros.

Las cuentas presentadas en esta línea demuestran que la cifra de negocio volvió a bajar en la 13/14. Esta vez, en casi tres millones de euros (pasó de 11.192.242 millones de euros a 8.356.824 millones), la mayor parte de ellos como consecuencia del desplome de la publicidad. En ese período auditado y en comparación con el año anterior, el club dejó de ingresar 2,3 millones por este concepto -635.000 euros por el esponsor, 871.000 euros por la publicidad tradicional y unos sorprendentes 783.000 euros menos que un ejercicio antes sí estaban computados tras la venta de unos adosados por parte del club, según se especifica en el apartado d del punto 16.1 de la partida de Ingresos y Gastos-.

También cayeron un 33% la venta de material deportivo (se ingresaron 126.000 euros), un 45% la actividad de los bares del Buesa Arena (176.000 euros) y un 17% el canon por el uso de la pista de hielo (614.000 euros), si bien en un apartado llamado otros ingresos, que en ningún momento especifica su origen ni naturaleza, la entidad azulgrana registró en el ejercicio 13/14 un espectacular ingreso de 805.000 euros. En esta evidente espiral negativa en cuanto a los ingresos, al menos un dato aliviaría el mal sabor de boca, y es el relativo al mantenimiento de la masa de aficionados, una de las pocas noticias positivas del balance. Según lo descrito, se mantuvo estable respecto a cursos anteriores, dejando únicamente de ingresar el club por este apartado apenas unos 35.000 euros.



En este contexto y dada la naturaleza propia de la empresa, resultaría ilógico no pensar a estas alturas que sus graves dificultades económicas y financieras no acaben afectando al rendimiento deportivo. La realidad salta a la vista cuando se constatan las enormes diferencias entre las plantillas y proyectos de los últimos tiempos con los que, por ejemplo, lograron la última Liga, conseguida en el Buesa Arena ante el Barça tras aquel histórico 2+1 de Fernando San Emeterio, que en su despedida del club hace unas semanas, por cierto, ya habría manifestado su malestar con la directiva deslizando problemas en el cobro ordinario de sus emolumentos. También otro exbaskonista como Walter Hodge habría sido bendecido por el Tribunal de Arbitraje de la FIBA, que recientemente ha condenado al club a pagar 135.000 dólares al base portorriqueño al incumplir el plan de pagos pactado en la rescisión de su contrato el verano pasado. O Fabien Causeur, cuyo agente reconoció tácitamente a DNA la abundante deuda económica contraída por parte del club hacia su cliente, si bien horas después se vio obligado a rectificar públicamente y de manera poco creíble en favor de la entidad.

Por si había alguna duda de este inquietante cosmos generado en Zurbano, las cuentas oficiales del último ejercicio auditado ya daban cuenta de ello cuando desglosaban los gastos de la plantilla baskonista, que en el curso en cuestión redujo su presupuesto en un millón de euros (pasó de los 4,4 kilos de la 12/13 a los 3,4 millones de la 13/14). También contempla este mismo apartado la drástica reducción (casi un 100%) de la partida destinada a las indemnizaciones, pasando de 1,5 millones que en la 12/13 computó previsiblemente para hacer frente al despido de Dusko Ivanovic, a los apenas 16.890 euros del año pasado, donde el Baskonia también despidió -lo hizo fuera de temporada- a Sergio Scariolo, al que Querejeta regaló no pocos dardos tras su salida.

En resumen, como se recordaba con anterioridad, asiste el baskonismo a una fotografía donde el gasto de personal está contenido (de 9,4 a 6,3 millones) pero es insuficiente para detener la gran caída en la cifra de negocio. Vistos los antecedentes y el devenir de la decepcionante pasada campaña, el futuro del club resulta inquietante. ¿Habrá mejorado la evolución del negocio de Saski Baskonia o, por el contrario, continuará en caída libre? El resultado, en diciembre de este año.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.com